Descubre la calle más transitada de La Habana Vieja

Sin lugar a dudas, las calles de La Habana atesoran una fascinante historia. Pero, ninguna alcanza la popularidad de la calle Obispo. Quizás se deba a que en ella se encuentra uno de los bulevares más animados y concurridos del país. Lo cierto es, que Obispo recibe diariamente un centenar de visitantes extranjeros atraídos por su ritmo bullicioso; y son los cubanos que se resisten a su encanto.

Algunos documentos señalan que esta arteria tiene su origen en el siglo XVI. Fue concebida de manera muy estrecha para resguardarse del sol, lo que explica el porqué de su diseño. Nace en la bahía de La Habana y llega hasta la calle Monserrate.

En 1974, en Obispo radicó el Consulado de la Iglesia de San Juan de Letrán, pues se afirma que, por ello, se llamó San Juan.

En ella vivieron los obispos Fray Jerónimo de Lara y 

Pedro Agustín Morell de Santa Cruz, de ahí el mote del Obispo.

En 1897 se identificó como Weyler, pero en 1898 el pueblo habanero destruyó las tarjas que reflejaban ese nombre.

En homenaje al defensor entusiasta y constante de los derechos y libertades de Cuba en España, Pi Margall, en  1905 recibió el mismo nombre.

En 1936, nuevamente fue denominada  Obispo.

Hoy, atesora una arquitectura deslumbrante, apreciable en sus diferentes inmuebles.

Edificio Horter 115: Presenta un amplio portal con arcadas, revestido de piedra, y balconaduras de hierro corridas.

El Banco Nacional de Cuba: En su fachada de códigos clásicos resaltan el pórtico compuesto por una columnata corintia y el frontón, que jerarquizan la entrada principal.

La Moderna Poesía: Principal librería de Cuba por los inicios del siglo XX.

Algunos documentos señalan que esta arteria tiene su origen en el siglo XVI. -youtube.com

Otros inmuebles de igual valor arquitectónico son el Museo Numismático y el Museo Nacional de Historia Natural.

Una de las exclusividades de esta vía es que en ella se inauguró el primer estudio fotográfico de Cuba y de Iberoamérica, propiedad del norteamericano George W. Hasley.

Entre los ilustres vecinos de la calle Obispo estuvo el filósofo Félix Varela y el líder Julio Antonio Mella.

Otra gran personalidad vinculada con esta calle fue el Premio Nobel de Literatura en 1954, Ernest Hemingway. Durante los años 30, el escritor norteamericano se hospedó en el Hotel Ambos Mundos, elegante edificio de arquitectura ecléctica, construido a finales de la década del 20, en el encuentro de las calles Obispo y Mercaderes.

Una de las figuras que inmortalizó la calle Obispo fue Ernest Hemingway, quien se hospedó un tiempo en el hotel Ambos Mundos. Durante su estancia aquí escribió parte de su novela “¿Por quién doblan las campanas?”, inspirada en la guerra civil española, donde  fue corresponsal. También lanzó al estrellato al bar restaurante Floridita, la cuna del daiquirí, cóctel  cubano a base de ron blanco.

(47)

Dejanos Tu Commentario!!

Comentarios