Conoce el nuevo negocio que ha surgido en Cuba llamado “Conecti-fy”

La zona Wifi y el cubaneo.

Sin duda alguna la llegada de la Internet en la Isla y la creación de áreas wifi revolucionó la manera de comunicarse con los cubanos que residen fuera del país.  Amigos, familiares o compañeros de trabajo armados de celulares, tablets o laptops van a sentarse tranquilamente en parques (los más privilegiados lo hacen en los hoteles o inmediaciones) para dialogar con los Yumas.

No importa si tienes alguien de AFUERA para conversar, las redes sociales se inventaron para encontrar a tu pareja, así que las chicas se acicalan para conversar a través del IMO como si fueran para una discoteca. Por otra parte, está la familia entera, el que no tiene otra cosa que hacer, el que trabaja para paginas como esta o el Conecti-fy.

Este es un honrado trabajador e inteligente (que trabaja por la izquierda) a que con una cuenta de 1 hora a precio de Etecsa (2 cuc) conecta hasta 10 personas y solo le cobra un cuc a cada una. Con la economía del cubano de a pie y el monopolio comunicativo de esta empresa cubana en una balanza, el Conecti-fy es uno de los oficios más rentables de estos momentos y que te resuelve tu problema.

Lo más divertido de todo es que no solo transformó y acercó a las personas de dentro con las del exterior, sino que también benefició a los vecinos de la zona wifi porque le iluminaron la cuadra, se convirtió en una zona segura en cierto modo con la presencia no tan habitual de uniformados para evitar el “arrebato” (de celulares claro), pero también cotizada.

El rancho de teja de cuando el morro era de yagua ahora vale más porque está en zona wifi, al igual que los café, restaurantes o servicios aledaños, que si no consume en ellos no puedes estar. Pero, si nunca has pasado cerca de una zona wifi en Cuba y se ha puesto a escuchar lo que se dice a voz en cuello y sin pena alguna. Estos son algunos ejemplos de porque el cubano necesita un poco de privacidad para conectarse al internet:

De lo que se puede escuchar en las zonas WIFI

-Que fulanita le pegó los tarros a menganito y él anda como si nada con ella del brazo.

-Qué está cansada de la suegra y que ya no aguanta más y si no le compra una casa se va debajo de puente.

-El niño te recita una poesía obligado.

-Ay papi yo te echo un menos (y al lado el jevito de aquí).

-Oye dame el número de la western de nuevo que no lo oí.

-Que mami está enferma mándame unos calditos y tecitos de eso que le asientan.

-No se te vayan a olvidar los pamper del niño de Mariela, la Emulsión de scott , que la pobre esta que no da más y las medicinas de Xenobio el bálsamo de chotakoski.

-Yadira 37, Henri 43, mami 38, yo 40. A Orestico un 29 pero fuerte que sean de marca que le duren todo el curso. Ve a ver si le compras unos zapitos a todo el mundo que eso no pesa nada y valen baratico allá y si cualquier cosa se venden aquí.

En fin, que el pueblo donde vivo (Puerto Padre, al norte de las Tunas con un gran porcentaje de familia en el extranjero, cerca del 97%), la gente dice:

 ¿Vas al Cobre? Porque a la Wifi se va más que a navegar, a pedir.

(60)

Dejanos Tu Commentario!!

Comentarios